Alguien al otro lado del monitor?

25km de entradas leídas después, he leído desde lo vano a lo conmovedor. No sé porque alguna vez pensé que el escribir (en un blog!) era un privilegio para pocos, si muchos no dicen nada realmente. Así que decidí darme la oportunidad de publicar algo de mi hablada (aunque sospecho esto va a ser un incómodo e interminable monólogo…)

Y no podría haber día más perfecto para iniciar, uno de esos en que sólo somos más miserables, El Día del Padre,y no lo digo por aquellos que ya lo han perdido. Sino por el negocio disfrazado de celebración, para quienes no tienen que dar, sólo es un recordatorio de su carencia material! Para los que no reciben nada, una abrazo de soledad. Feliz Día Papás! Espero enseñen a sus hijos el más el trivial de los discursos (uno de mis favoritos) “sobre que es el gesto lo que importa…”. Y después de todo no niego para algunos sea una verdadera muestra de afecto. Quizá simplemente soy apático a los días festivos. Pero no podemos negar el que se empieza a volver un compromiso moral, el demostrar mediante un obsequio lo que sentimos (muchos sienten una caja de pañuelos? en serio?), que sus dimensiones hablarán sobre nuestro éxito de clase. Así que antes de comprar un regalo, piénselo dos veces, no sería mejor pasar un rato más a la semana con ese harapo viejo que guardó hace tanto para hacer su vida?

Érase una vez…

Respecto al blog. Por qué ese nombre? Simplemente me pareció apropiado en el momento. Porque érase una vez una Costa Rica con la que soñé, una vida con la que soñé, un interés colecivo con el que soñé… Y no menos importante érase una vez un tiempo en el que me tragué todos las mentiras, de que nadie vive necesidades, de que estudio para poder tener un carro, una casa, y en el mejor de los casos mantener la existencia parásita de alguien más  (me disculpo por el tono). Un tiempo en el que podía justificar mi mediocridad, con un lavado de cerebro diario de 3 horas frente al televisor. Aún recuerdo el día que terminé de leer 1984 (de George Orwell), no podía creer lo que Orwell me decía, “después de todo, NI EN NUESTRAS CABEZAS ESTAMOS A SALVO”, del enemigo invisible o disfrazado, de publicidad, guerra, pornografía, prensa rosa, intrusos, lo que sea… Ese enemigo para mí es el cinismo. Aún así no me gusta la idea de vivir en el pasado. (Por cierto, me pregunto si el tiempo pasa rápido o sólo padecemos mala memoria selectiva…). De que voy a hablar acá? No hay nada definido aún! (Sólo espero algún día me llamen para escribir una columna en La Nación!). Sé que todo esto se oye perturbador, pero no está de más publicarlo.

Piense, al pirncipio duele, no se preocupe… Lo digo sin ánimo de sonar pretencioso.

One Comment on “Alguien al otro lado del monitor?”

  1. Bienvenido a Ticoblogger!

Leave Your Comment

Name (required)
Email (required)
Website
Message